martes, 7 de agosto de 2012

DUCCIO BONAVÍA ENTRE EL HOMBRE Y EL ARQUEÓLOGO. Por Hernán I. Hurtado

Resulta corto dedicarle un póstumo y sentido homenaje aDuccio Bonavía Berber (Spalato, Italia 1935 – Magdalena de Cao, Perú 2012), sin embargo la fecha es ineludible para tildar con creces una vida dedicada a la arqueología de este lado del mundo y cuantas veces pudo a la arqueología de otras latitudes del universo.

Una de las razones de mi inconformismo infame e irreverente por ejercer el noble oficio de la arqueología fue por un artículo que conseguí en mi adolescencia en esos recovecos de libros y revistas de segunda mano en jirón Quilca titulado La Crisis Actual de la Arqueología, aunque dicho texto databa de 1966 se podía percibir la intención y exégesis respecto a los problemas de la arqueología, -vaya que muchos de los problemas mencionados siguen siendo los mismos-, y la suculenta preocupación por darle institucionalidad a la arqueología frente al desborde urbano y otros agentes destructores del patrimonio arqueológico. Poseedor de un fino detalle sobre las cuestiones de prospección y excavación y la apuesta por metodologías modernas, importación de técnicas y en general ver a la arqueología como compromiso cultural, responsabilidad histórica y fin.

Muchos, al menos los que han podido trabajar con él o fueron sus alumnos, refieren el poco ánimo para con alumnos o público diferente de su entorno cercano.  Tuve la suerte de cruzar palabras con Bonavía en dos oportunidades y me pareció un catedrático de primer nivel, muy ágil y locuaz con el manejo de bibliografía, además de sutil con el detallado y observaciones de sus propios trabajos, un crítico y académico sui generis, un arqueólogo ensimismado en el hombre y un hombre ensimismado en el arqueólogo.

Deja un legado innegable para la arqueología de las futuras generaciones, una herencia digna de todos los pretendientes del noble oficio de detectives del tiempo y de los muertos.

Les comparto aquel texto que me permitió un interés inquietante por la abnegada arqueología

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada